¡Cuidado con la procesionaria!

La procesionaria es una especie de gusano con el cuerpo recubierto de pelos urticantes y venenosos. Con la subida de las temperaturas y la llegada del buen tiempo, la oruga procesionaria baja de sus nidos. Suelen encontrarse en zonas de pinos, y se trasladan en fila india.

El síntoma más común si tu perro toca con la lengua o el hocico una procesionaria es hiperventilación e inflamación de la zona, con picazón intenso y molestias.

Consejos:

  • Rocía la zona de contacto con abundante agua tibia, nunca con agua caliente. Así, los pelitos serán arrastrados, sin activar la toxina urticante.
  • No frotes la lengua ni la boca, solo activarás la toxina urticante y generarás más lesiones.
  • Acude inmediatamente a tu veterinario para que valore el alcance de las lesiones e instaure el tratamiento cuanto antes.

Con un poco de prevención y cuidado, podemos evitar un mal trago para nuestros peludos.