¿Duerme mi gato demasiado?

No todo es sueño profundo

Aunque lo veas con los ojos cerrados, no quiere decir que esté teniendo un sueño profundo. Casi tres de cada cuatro horas las pasa en un sueño ligero que dura pocos minutos y durante el cual puede ir cambiando de postura o incluso disfrutarlo sentado. Durante estas “siestas” el gato se mantiene en estado de alerta para reaccionar rápidamente en caso de que fuera necesario.

Durante el sueño profundo es frecuente que el gato mueva las zarpas, las orejas, los bigotes, la boca y hasta que emita suaves vocalizaciones, no te asustes.

Cambios en los hábitos de sueño

Ya sabemos que es normal que nuestros gatos duerman mucho, no obstante, si observas algún cambio en sus hábitos de sueño, puede ser un síntoma de dolor o enfermedad y lo más recomendable es que visites tu centro veterinario.